Menu

Perfil tricolor: Patty Kohlmann, Campeona Mundial Oceanman.

Conoce a la Campeona Mundial de Oceanman.


Entrevistamos a Patty Kohlmann, nadadora olímpica en 1984 y 1988, y que se define como triatleta con causa, nadadora, entrenadora y madre, además de promotora del deporte como estilo de vida. Con todo esto, nos sobran los motivos para entrevistarla, pero esta excepcional mexicana nos dio una razón más para hablar con ella. Patty ganó, hace algunos días, el campeonato mundial de OCEANMAN en Benidorm, España. 

Revista Triatlón: Hola Patty. Habemos algunos que no estamos familiarizados al cien por ciento con OCEANMAN. Cuéntanos un poco acerca de en qué consiste este evento y de cómo calificaste al campeonato mundial.

Patty Kohlmann: Oceanman surge en España en 2014 y es el único Campeonato Internacional de travesías en aguas abiertas, diseñado por nadadores para nadadores. Se presenta con una configuración de eventos clasificatorios Oceanman. En 2017 contó con 7 sedes repartidas en tres continentes y ofrece la oportunidad de cumplir, a nadadores profesionales y amateurs, un desafío personal en unos parajes únicos por su belleza y simbolismo, como el Putrajaya, la Isla de Tabarca, Sochi, Lago d´Horta, , Oytilo Bay, el mar de Cozumel y la isla de Benidorm donde se disputa una gran final. Puedes nadar en la categoría elite, si eres profesional, o en grupos de edad. También tienes opción a escoger entre tres distancias: Popular (1.5k), Half-Oceanman (3-5K) y Oceanman (6-14km). Los primeros 10 atletas elite, y los primeros 10 de cada grupo de edad se clasifican en cada evento teniendo opción, de este modo, a ocupar un lugar en el campeonato de Europa Oceanman que se disputará en Benidorm, España. La primera edición de Oceanman en México fue en 2016.
Tanto el año pasado, en la primera edición de Oceanman en México, como en el 2017, califiqué al Mundial, dado a que me coloqué dentro de los 10 primeros lugares de mi categoría. El año pasado ya tenía otros planes deportivos y no me fue posible asistir al Mundial, pero este año no iba a dejar pasar esa oportunidad.

La preparación

RT: Se trata de una competencia de muy larga duración ¿Cuánto te toma prepararte para un evento como este?

PK: Es una competencia muy noble en la que puedes elegir entre tres distancias: Popular (1.5k), Half-Oceanman (5K) y Oceanman (10km). Yo participé en la distancia de 10k. Eso me gusta mucho de Oceanman, porque permite que nadadores de diferentes niveles puedan participar en un evento de esta magnitud y en tan bello escenario como es el mar de Cozumel. Mi entrenamiento fue específico para este evento, y a lo largo del año, participé en diferentes eventos de aguas abiertas como preparación para el Mundial. Una vez que clasifiqué al Mundial, mi preparación fue totalmente enfocada hacia ese evento. Desde agosto intensifiqué mi entrenamiento para el óptimo resultado en el Mundial de Benidorm. Yo deseaba mucho tener un buen resultado en el Mundial porque como bien mencionaste, soy entrenadora, y tenía aproximadamente 5 años que no tenía oportunidad de participar en un evento internacional como competidora.

El mundial

RT: Vemos que las distancias son variables. ¿El mundial fue diferente? ¿En qué consistió?
PK: Aunque en Cozumel la distancia clasificatoria fue de 10K, en Benidorm fueron 9.3 km. Lo que me gusta tanto de nadar aguas abiertas es que el escenario y el grado de dificultad es diferente en cada evento y por ende, la estrategia también es diferente en cada uno. El trayecto de Benidorm es un nado en línea recta, hasta llegar precisamente a la Isla de Benidorm, rodearla, y regresar en línea recta hasta la playa. Desde que arranca la prueba, tienes que estar muy al pendiente del nado, ya que arrancan hombres y mujeres juntos (cosa que no me encantó). A mí me gusta arrancar adelante para poder colocarme en un buen puesto, y así no te quedas dentro del grupo donde hay más patadas y golpes.
En mi nado, me coloqué con un grupo de 3-4 nadadores, que nos fuimos juntos hasta aproximadamente el kilómetro 4, donde empezamos a rodear la isla, y ahí empezó lo verdaderamente complicado, porque había olas de hasta 2 metros y el mar estaba muy, muy movido. Me acuerdo decirme "no has nadado aguas abiertas hasta que nadas en el Mediterráneo". ¡Vaya que se movió! Ahí mi grupo se separó, y acabé nadando sola hasta la meta. Realmente no estaba sola, porque la cantidad de nadadores para esa distancia era basta. Todo el trayecto podías alcanzar a otros competidores. Ya una vez que salí de la parte de rodear la isla, en la recta final a la orilla, me sentí muy cómoda, pude acelerar mi ritmo nuevamente y fui aumentando mi velocidad conforme me acercaba a la meta. Yo siento que es un nado muy bonito, muy bien marcado pero a la vez muy técnico por la cuestión de que tienes que tener muy en cuenta dónde debes cruzar las boyas, el giro una vez que llegas a la Isla, el oleaje alto y pasar por las boyas de registro y luego la parte final. Ese tipo de nados, donde me ponen a pensar en mi estrategia, me gustan y divierten mucho.

 

 

RT: ¿Qué pasa por tu mente en un nado tan largo?

PK: Desde que hago aguas abiertas, cada competencia escribo en mi espalda FePaNiAl, abreviatura para Fede, Patrick, Nicole y Alejandro. Lo pinto en forma simbólica, porque mis hijos siempre van conmigo en los nados, "cuidando mis espaldas". Creo que no me verás en ningún evento sin esas marcas.

En esta ocasión, el sismo del 19 de Septiembre nos tocó el corazón. Ya habíamos vivido el del 85, y algunos otros más, y escuchábamos de gente fallecida y de damnificados, pero en esta ocasión, falleció un amigo muy cercano de mis hijos, de tan solo 19 años, y además, otra amiga, hija de una amiga muy cercana, sufrió fractura de cráneo, pelvis y pie, esto entre los escombros de los puentes del Tec. También me conmovió muchísimo la movilización de la gente de México, muy solidaria. Patrick estuvo de brigadista, y sentí mucho el apoyo de los jóvenes. Por eso, en el Mundial llevé en mi brazo la marca de #FuerzaMéxico, precisamente en el "conejo", para darme fuerzas durante el nado. Las iniciales de mis hijos, debido a que usé traje completo, también estaban en mi brazo.

 

¿Qué sigue?

RT: ¿Qué objetivos te marcas después de este triunfo? ¿Qué sigue para ti?

PK: El fín de semana pasado participé en el evento de Por Ellas en La Paz, Baja California, donde acudí con mi equipo el Piratas Kohlmann. Es un evento muy bonito ya que es un nado con causa, en donde se recaudan fondos por parte de todos los participantes, en pro de la prevención del cáncer. Nadamos 35 kilómetros entre 8 personas, que nadan por parejas, en periodos de medias horas. Ahí, el equipo Piratas Kohlmann obtuvo 3er. lugar de recaudación.
El próximo año cumplo 50, y como parte del festejo, me propuse hacer algo especial, por lo que a partir de ahora, comienza mi preparación para hacer un Ironman en 2018. Yo tengo una condición, detectada en 2017, que se llama síncope vasovagal, y que, hasta cierto punto, me limita en las actividades deportivas que puedo realizar. Además de celebrar mis 50 años haciendo un Ironman, este evento simboliza la superación de mis límites. Obviamente voy al cardiólogo y a la nutrióloga, y estoy súper controlada. Mi preparación es más lenta y más larga que las de los demás deportistas, y debo cuidar mucho las condiciones en las que compito, pero para mi es un reto a superar. Todo siempre sin ser irresponsable, ya que tengo tres hijos por cuidar. El Ironman lo elegí, ya que para mi es un gran reto. Así como para los demás triatletas, es un reto "difícil, pero no imposible". Tengo que trabajar en mis áreas de oportunidad, que son la bici y la carrera . Yo como nadadora, me siento cómoda en la primera parte, pero después de eso viene lo bueno. En un Ironman, después de hacer mi especialidad, vienen 180km de ciclismo y 42km de carrera. Ese es el reto.

Muchísimas gracias a Patty Kohlmann por su tiempo para la realización de esta entrevista. Te agradecemos compartir con nosotros todos estos triunfos y alegrías, y estamos seguros de que no será la última vez que platicamos.

volver arriba

Te puede interesar

bike

Síguenos